Blog

Error al cargar perfil de usuario

Durante este año 2016 he visto cada vez mas común esta pantalla de error al cargar el perfil de usuario en windows, y aunque uno consideraría el problema como grave (ya que no nos permite entrar a nuestro equipo y ver nuestra información) , la solución en realidad es sencilla. Así que anímate a solucionarlo tú mismo siguiendo los siguientes pasos.

Ahora encontraremos 2 carpetas que se llaman igual pero al final una termina en .BAK , eliminaremos la que no tiene el .BAK al final , después modificaremos el nombre a la carpeta que queda y quitaremos el .BAK y listo.

quitamos-bak

Reiniciamos el equipo y entramos de manera normal

Reiniciar arregla la mayoría de los problemas

Reiniciar soluciona el 90% de los problemas

Estás desesperado porque tu computadora está lenta?, sientes que tanto tu laptop como tu impresora hicieron un complot contra ti cuando más prisa tienes por terminar? XD , hay muchas situaciones diferentes que nos pueden sacar de nuestras casillas, y por si no lo sabías, el 90% de los problemas se solucionan con un simple y sencillo paso, en vez de ir pensando en cambiarla o llevarla al servicio técnico, hay algo muy simple que debes probar antes…

RENICIAR!

Así es, la mayoría de estos problemas son ocasionados por saturación de la memoria ram ya sea de una computadora de escritorio, laptop, smart phone, inclusive impresoras, módem de internet, codificadores de tv de paga y prácticamente cualquier aparato electrónico.

Con reiniciar no solo estás corrigiendo esos errores, que van desde la lentitud de Windows o navegadores lentos, sino que también haces que se libere memoria en tu PC, varios programas son conocidos por consumir demasiada RAM aún cuando no necesitan tantos recursos y al reiniciar la PC esa capacidad de procesamiento vuelve a estar disponible para que el sistema la reparta según necesidad.

En los teléfonos móviles y tabletas pasa lo mismo que con las computadoras, si es que tu smartphone está lento, se cierran programas o no funciona como debe, puedes apagarlo y volver a prenderlo y si es que el fallo no te lo permite, puedes optar por los llamados reinicios forzosos.

Tienes problemas con el internet? está lento o tus dispositivos no conectan a este? Reinícialo! Los módems o routers funcionan mediante software y si los desenchufas de la corriente eléctrica, esperas un minuto y luego los vuelves a conectar, les das el tiempo para que se limpien procesos innecesarios y su sistema vuelva a cargarse. En la mayoría de los casos con solo enchufar, esperar, desenchufar tu Internet o wifi vuelven a la normalidad. Ahórrate esas horas hablando con el proveedor de tu servicio y hazlo tú mismo.

Así que ya sabes, antes de llamar a tu servicio de soporte técnico favorito CHESSCOM te invitamos a realizar este sencillo paso, y en dado caso de que tu problema sea del 10% restante pues no dudes en llamarnos para solucionarlo de inmediato.

Limpieza de memoria ram

En época de lluvias es común que las computadoras de repente no den video, es decir, enciende el CPU pero la pantalla se queda en negro, esto se debe a la humedad o que cambiamos nuestro equipo de lugar lejos de posible charco de agua y el propio movimiento provoca un falseo de la memoria ram. No se asusten, existe un método muy sencillo que tu mismo puedes realizar.

  1. Abrir tapa del CPU

2. Descarga la estática con un brazalete antiestático (recomendado) o tocando unos segundos la fuente de poder.

3. Localiza el módulo de memoria ram

4. Abre los seguritos q están a los lados y saca la memoria

5. Con un borrador blanco ( de esos que usan en la primaria XD) talla el area dorada de cobre por ambos lados

6. Vuelve a colocar la memoria en su lugar con cuidado (asegúrate de que la ranurita de en medio entre como estaba antes)

7. Enciende tu CPU y verifica que tu señal de video funciona, de ser así ponle la tapa al cpu de nuevo.

Historia del Ajedrez

Cuenta la leyenda que hace mucho tiempo reinaba en cierta parte de la India un rey llamado Sheram. De pronto en una de las batallas en las que participó su ejército, perdió a su hijo, lo cual lo dejó profundamente triste y consternado. A pesar de las riquezas y actos de sus súbditos para entretenerlo, nada lograba contentarlo.

Un buen día un tal Sissa se presentó en su corte y pidió audiencia. El rey la aceptó y Sissa le presentó un juego que, aseguró, conseguiría divertirle y alegrarle de nuevo: un increíble juego llamado “AJEDREZ”.Después de explicarle las reglas y entregarle un tablero con sus piezas el rey comenzó a jugar y se sintió maravillado,  jugó y jugó y su pena desapareció en gran parte. Sissa lo había conseguido, pudo conseguir lo que nadie había logrado, distraer al rey respecto a la pérdida de su hijo con un maravilloso juego de mesa.

Sheram, agradecido por tan preciado regalo, le preguntó a Sissa cual sería la recompensa que le gustaría recibir.

– Sissa, quiero recompensarte dignamente por el ingenioso juego que has inventado —dijo el rey.

El sabio contestó con una inclinación.

– Soy bastante rico como para poder cumplir tu deseo más elevado —continuó diciendo el rey—. Di la recompensa que te satisfaga y la recibirás.
Sissa continuó callado.

– No seas tímido —le animó el rey—. Expresa tu deseo. No escatimaré nada para satisfacerlo.

– Grande es tu magnanimidad, soberano. Pero concédeme un corto plazo para meditar la respuesta. Mañana, tras maduras reflexiones, te comunicaré mi petición.

Así al día siguiente Sissa se presentó de nuevo ante el trono, dejó maravillado al rey con su petición, sin precedente por su modestia.

– Soberano —dijo Sissa—, manda que me entreguen un grano de trigo por la primera casilla del tablero del ajedrez.
– ¿Un simple grano de trigo? —contestó admirado el rey.
– Sí, soberano. Por la segunda casilla, ordena que me den dos granos; por la tercera, 4; por la cuarta, 8; por la quinta, 16; por la sexta, 32…
– Basta —le interrumpió irritado el rey—. Recibirás el trigo correspondiente a las 64 casillas del tablero de acuerdo con tu deseo: por cada casilla doble cantidad que por la precedente.

Pero has de saber que tu petición es indigna de mi generosidad. Al pedirme tan mísera recompensa, menosprecias, irreverente, mi benevolencia. En verdad que, como sabio que eres, deberías haber dado mayor prueba de respeto ante la bondad de tu soberano. Retírate. Mis servidores te sacarán un saco con el trigo que solicitas.
Sissa sonrió, abandonó la sala y quedó esperando a la puerta del palacio.

Durante la comida, el rey se acordó del inventor del ajedrez y envió a que se enteraran de si habían ya entregado al irreflexivo Sissa su mezquina recompensa.

– Soberano, están cumpliendo tu orden —fue la respuesta—. Los matemáticos de la corte calculan el número de granos que le corresponde.
El rey frunció el ceño. No estaba acostumbrado a que tardaran tanto en cumplir sus órdenes.

Por la noche, al retirarse a descansar, el rey preguntó de nuevo cuánto tiempo hacía que Sissa había abandonado el palacio con su saco de trigo.
– Soberano —le contestaron—, tus matemáticos trabajan sin descanso y esperan terminar los cálculos al amanecer.
– ¿Por qué va tan despacio este asunto? —gritó iracundo el rey—. Que mañana, antes de que me despierte, hayan entregado a Sissa hasta el último grano de trigo. No acostumbro a dar dos veces una misma orden.

Por la mañana comunicaron al rey que el matemático mayor de la corte solicitaba audiencia para presentarle un informe muy importante.
El rey mandó que le hicieran entrar.
– Antes de comenzar tu informe —le dijo Sheram—, quiero saber si se ha entregado por fin a Sissa la mísera recompensa que ha solicitado.
– Precisamente por eso me he atrevido a presentarme tan temprano —contestó el anciano—. Hemos calculado escrupulosamente la cantidad total de granos que desea recibir Sissa. Resulta una cifra tan enorme…
– Sea cual fuere su magnitud —le interrumpió con altivez el rey— mis graneros no empobrecerán. He prometido darle esa recompensa, y por lo tanto, hay que entregársela.
– Soberano, no depende de tu voluntad el cumplir semejante deseo. En todos tus graneros no existe la cantidad de trigo que exige Sissa. Tampoco existe en los graneros de todo el reino. Hasta los graneros del mundo entero son insuficientes. Si deseas entregar sin falta la recompensa prometida, ordena que todos los reinos de la Tierra se conviertan en labrantíos, manda desecar los mares y océanos, ordena fundir el hielo y la nieve que cubren los lejanos desiertos del Norte. Que todo el espacio sea totalmente sembrado de trigo, y ordena que toda la cosecha obtenida en estos campos sea entregada a Sissa. Sólo entonces recibirá su recompensa.

El rey escuchaba lleno de asombro las palabras del anciano sabio.
– Dime cuál es esa cifra tan monstruosa —dijo reflexionando.
– ¡Oh, soberano! Dieciocho trillones cuatrocientos cuarenta y seis mil setecientos cuarenta y cuatro billones setenta y tres mil setecientos nueve millones quinientos cincuenta y un mil seiscientos quince.

¿Cuánto trigo es?

Para hacernos una idea de la cantidad de trigo de la que estamos hablando podemos estimar que en un kilo de trigo hay aproximadamente 25.000 granos de trigo (el peso de 1.000 granos de trigo se puede considerar de unos 40 gramos), por lo tanto:

18.446.744.073.709.551.615 granos -> 737.869.762.948.382 Kg